¿Es sindrome mío o nos pasa a todos los prevencionistas?

Desde hace muchos años,  cuando  empecé  a trabajar con temas de prevención de riesgos,  cada vez que voy a un hotel,  un gran edificio, o cualquier lugar que no conozco por ser la primera vez que estoy en él, me ocurre un hecho muy curioso:  en el momento en que me quedo solo (o acompañado) busco donde se encuentran los medios contra incendios y las escaleras o salidas de emergencia y al final salgo a la calle a través de ellas para saber bien el recorrido por si acaso….

Al final no sé si esto es muy corriente, o no, pero supongo que les pasará también a más colegas.

Lo que más me preocupa, es otra sensación que me ocurre también desde hace mucho.

De tanto hacer planes de autoprotección y en todos los casos intentar que el cliente corrija los defectos que indico en los mismos (que no suele ser pocos) con la intención de que el día que suceda una emergencia, está sea lo más leve posible, me encuentro que cada vez que ocurre una tragedia (véase Madrid Arena, la discoteca Kiss en Santa María do Sul en Brasil, la fábrica textil en la India que trabajaba para un importante grupo, etc.) me siento indirectamente afectado personalmente por lo ocurrido y veo el hecho con una perspectiva generalmente distinta al resto de medios y personas que comentan al respecto y siempre pienso que se podía haber hecho más al respecto y me entra una congoja difícil de explicar.

Y yo me pregunto: ¿Es síndrome de Raimundo Gómez o nos pasa lo mismo a todos los prevencionistas, aunque solamente sea un poquito….?

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin